Las vacunas son sustancias que al ser introducidas al cuerpo humano producen los anticuerpos necesarios contra una determinada infección, y se obtienen a partir de agentes infecciosos para inducir una respuesta de protección en el individuo que es inoculado.

La inmunidad que resulta posterior a la vacunación evita a las personas riesgos para la salud que resultarían del contacto natural y en algunos casos protección que no se puede adquirir de otra manera.

La aplicación generalizada de vacunas en niños y adolescentes tiene el objetivo de evitar la posible propagación de enfermedades que causaban problemas en su desarrollo, invalidez o muerte.

El actual esquema de inmunización en México es vigente desde 2009, y para muchos especialistas es el más completo que se ha tenido, contemplando las siguientes vacunas:

  • BCG, evita contagio de Tuberculosos
  • Hepatitis B, evita contagio de Hepatitis B
  • Pentavalente Acelular (DPAT+VPI+HIB), evita contagio de Difteria, Tos Ferina, Tétanos, Poliomelitis e infecciones por H influenza tipo B
  • DPT, evita contagio de Difteria, Tos Ferina y Tétanos
  • Rotavirus, evita Diarrea por Rotavirus
  • Neumocócica Conjugada, evita contagio de Infecciones por Neumococo
  • Influenza, evita contagio por Influenza
  • Triple Viral SRP, evita contagio por Sarampión, Rubéola y Parotiditis
  • Sabin (OPV), evita contagio por Poliomelitis
  • SR, evita contagio por Sarampión y Rubéola
  • VPH, evita contagio por Virus del Papiloma Humano.

En la práctica privada los especialistas recomiendan la aplicación de vacunas contra la varicela, Hepatitis A y otras enfermedades infecciosas, además de las ya mencionadas:

Si tiene dudas sobre el esquema de vacunación oficial, o las vacunas adicionales que necesitan usted y sus hijos para evitar problemas de salud por enfermedades virales e infecciosas, acuda con nuestros especialistas.